Apoyo a los miembros

Un programa de salud y bienestar para los niños

Lo que sucede durante las visitas de control de su hijo Guía de consulta rápida
Ajustar

Actualización de la historia clínica Cuándo se realiza
La historia clínica de un niño es un conjunto total de notas tomadas en todas las visitas al médico. También incluye los antecedentes médicos de una familia. Se inicia en la primera visita de todos los niños y se actualiza en cada visita en lo sucesivo.

Examen físico de pies a cabeza y mediciones importantes

Examen, prueba o acción Cuándo se realiza
Examen físico En cada visita para todos los niños.
Medición de longitud/altura y peso En cada visita para todos los niños.
Índice de masa corporal (IMC): esta medida se calcula a partir de la altura y el peso de un niño. Un IMC muy alto (más de 30) indica que el niño puede tener demasiada grasa corporal. A partir de los 2 años para todos los niños, y luego en cada visita de control.
Medición de la circunferencia de la cabeza: muestra si el cráneo del niño crece de igual manera que su cerebro en desarrollo. En cada visita hasta la visita de los 2 años, inclusive.
Medición de la presión arterial (PA): si la PA es alta, significa que el corazón está haciendo un esfuerzo extra para bombear la sangre. Esto podría ser un signo de posibles problemas de salud.
  • Hasta la edad de 3 años, solo se examinan los niños en riesgo.
  • A los 3 años y en todas las visitas de control hasta los 20 años de edad, se examinan todos los niños.

 

Control de los sentidos

Examen, prueba o acción Cuándo se realiza
Examen de la visión: el niño identifica imágenes o lee letras en una tabla optométrica con un ojo a la vez mientras tiene el otro ojo cubierto.
  • Desde los 3 a los 6 años, luego en las visitas de control a los 8, 10, 12 y 15 años de edad.
  • En otras visitas de control, solo los niños en riesgo.
Examen auditivo: se emiten tonos a bajo volumen a través de un dispositivo manual o auriculares. El niño identificará lo que escucha levantando la mano.
  • Al nacer o poco después.
  • A los 4, 5, 6, 8 y 10 años de edad.
  • En otras visitas de control, solo los niños en riesgo.

 

Evaluación de la conducta, el desarrollo psicosocial y el estado de ánimo

Examen, prueba o acción Cuándo se realiza
Prueba de desarrollo: el médico pide a los padres que respondan una serie de preguntas por escrito que pueden indicar si el niño se está desarrollando adecuadamente o si experimenta un posible retraso (“retraso en el desarrollo”).
  • Pruebas estandarizadas para todos los niños a los 9, 18 y 30 meses de edad.
  • En otras visitas de control, a pedido de los padres o a criterio del médico.
Vigilancia del desarrollo: el médico hace un seguimiento del desarrollo físico, mental, emocional, social y conductual del niño, haciendo preguntas a los padres y observando el modo en que el niño se mueve, se comporta e interactúa con sus padres y consigo mismo durante la visita. En cada visita para todos los niños, a menos que se administre un cuestionario de evaluación programado (ver arriba).
Examen de detección de autismo: ayuda a detectar cualquier problema que un niño pueda tener con conductas inusuales, retrasos en el lenguaje y dificultades para interactuar con los demás. Estos pueden ser signo de autismo.
  • A los 18 y 24 meses de edad para todos los niños.
  • En otras visitas, solo los niños en riesgo.
Evaluación psicosocial y de la conducta: el médico puede hacerle preguntas al niño acerca de cómo se siente acerca de sí mismo y sobre sus esperanzas, temores, amigos, mentores o estados de ánimo. El médico también puede evaluar los hitos del desarrollo o hacer preguntas de detección para identificar riesgos. En cada visita para todos los niños.
Evaluación sobre el consumo de drogas y alcohol: el médico le hará preguntas a su hijo sobre el consumo de alcohol cuando asista a la escuela media. Para jóvenes en riesgo, en cada visita de control desde los 11 hasta los 20 años de edad.
Exámenes de detección de depresión: generalmente son cuestionarios para que completen los niños y/o sus padres. La depresión es una enfermedad, no una etapa de la vida. Para jóvenes en riesgo, en cada visita de control desde los 11 hasta los 20 años de edad; en cualquier visita de control a solicitud de los padres o a criterio del médico.

 

Exámenes varios desde el nacimiento hasta la adolescencia

Examen, prueba o acción Cuándo se realiza
Análisis de sangre del recién nacido:detecta diferentes síndromes y problemas genéticos. Este análisis debería realizarse a los recién nacidos antes de que abandonen el hospital; a más tardar, a los 2 meses de edad.
Prueba de detección de defectos cardíacos congénitos críticos: mide los niveles de oxígeno en la sangre del recién nacido. Un nivel bajo puede indicar un problema en el corazón. Al nacer para todos los recién nacidos.
Análisis de detección de anemia: la anemia es un trastorno que hace que un niño se sienta cansado porque las células de su cuerpo no reciben el oxígeno suficiente. Esto suele ser provocado por la falta de glóbulos rojos o hierro. Se realizan análisis de sangre: elhematocrito mide la cantidad de glóbulos rojos en la sangre; la hemoglobina mide el nivel de hierro.
  • En la visita de control de los 12 meses para todos los niños.
  • En otras visitas, para niños en riesgo, para quienes se quejan de sentirse siempre cansados o ante la preocupación del médico o de los padres.
Análisis de detección de envenenamiento por plomo: con muestra de sangre. Incluso una mínima cantidad de plomo en la sangre puede causar daños en el cerebro, el corazón y el sistema inmunitario. En Nueva Jersey:
  • Todos los niños se realizan un análisis de sangre para detectar plomo entre la edad de 1 y 2 años.
  • Para niños en riesgo, a los 6, 9 o 18 meses; entre los 3 y 6 años de edad inclusive, si no se han realizado análisis previos.
Prueba cutánea de la tuberculina: detecta la exposición a la tuberculosis (TB) (no necesariamente la infección por TB), una enfermedad bacteriana muy peligrosa que daña los pulmones y causa problemas para respirar.
  • A 1 mes, 6 meses, 1 año y 2 años de edad para los niños en riesgo.
  • Una vez al año después de un resultado positivo de exposición o para otros niños en riesgo.
Análisis de detección de dislipemia: incluye análisis de sangre para evaluar los niveles de colesterol, triglicéridos y otras sustancias que causan el endurecimiento de las arterias del corazón.
  • Todos los niños deben realizarse este análisis una vez entre los 9 y 11 años de edad, y nuevamente entre los 18 y 20 años.
  • A los 2, 4, 6 y 8 años de edad, y posiblemente cada año entre los 12 y 17 años para jóvenes en riesgo.
Pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual (ITS) y/o virus de la inmunodeficiencia humana (VIH): el médico le preguntará al paciente sobre su actividad sexual, la cantidad de parejas y sobre cualquier síntoma. Según las respuestas del niño, el médico realizará pruebas de detección, como análisis de orina, exudado y análisis de úlceras en los genitales o pedirá un análisis de sangre. Pruebas de detección de ITS
  • Al menos durante una visita de control para todos los jóvenes entre 16 y 18 años de edad.
  • Para jóvenes en riesgo, en las visitas de control desde los 11 hasta los 20 años de edad.
  • Pruebas de detección de VIH para jóvenes en riesgo después recibir asesoramiento.
Prueba de detección de displasia en el cuello uterino: esta se conoce como prueba de Papanicolaou. El médico tomará una pequeña muestra de tejido del cuello uterino de la paciente para el análisis de células precancerosas. (Esta prueba puede ser realizada por un ginecólogo en lugar del médico de cabecera de la niña). Para mujeres jóvenes sexualmente activas, dentro de los 3 años del inicio de la actividad sexual.
Salud bucal: los médicos deberían derivar a los niños a un dentista cuando aparecen los primeros dientes. A veces, los pacientes no pueden consultar a un dentista con regularidad. El médico debería examinar a estos pacientes para evaluar su salud bucal y dental, y administrarles un tratamiento con flúor.
  • Derivación a un dentista entre los 6 y 12 meses de edad.
  • Para jóvenes en riesgo, tratamientos con flúor a los 12 meses de edad y algunas veces, entre los 2 y 3 años, inclusive.