Artículos

< Ver todos los artículos

Uso abusivo de analgésicos de venta bajo receta
Enviado por Horizon NJ Health on Febrero 12, 2014
Tags: Analgésicos
Ajustar

Dr. Pius Chikezie, Maestría en Salud Pública, miembro del Colegio Americano de Médicos, Director Médico, Horizon NJ Health

P. Hace algunas semanas oí acerca de cómo algunas farmacias son víctimas de robos para obtener analgésicos como OxyContin. Y también sé que muchos deportistas y otras celebridades han recibido tratamiento por su adicción a los analgésicos. ¿Qué me puede contar sobre el uso abusivo de analgésicos? ¿Es un problema grave?

R. En este país indudablemente hay un problema con el uso abusivo de analgésicos, específicamente los opioides. Los opioides son analgésicos fuertes que se usan para tratar el dolor intenso relacionado con afecciones crónicas como la artritis reumatoide, el cáncer y el dolor nervioso provocado por lesiones y accidentes. Algunos de los medicamentos más conocidos de este tipo son OxyContin, Vicodin, la codeína, la oxicodona y la hidrocodona, y un problema grave con todos estos fármacos es que rápidamente pueden volver adictos a aquellos que los usan. Un estudio, que acaba de publicarse en octubre de 2013, afirma que en este país la tasa de sobredosis de fármacos de venta bajo receta se ha cuadruplicado desde 1999. De hecho, desde 2003, han muerto más personas como consecuencia del uso abusivo de estos fármacos que por el uso de heroína y cocaína combinado.

El gobierno federal, de hecho, se ha referido a un incremento en el uso abusivo de estos fármacos como una “epidemia” y ha afirmado que este tipo de uso abusivo es el problema relacionado con las drogas de mayor crecimiento en los Estados Unidos. Médicos, funcionarios de salud pública, compañías farmacéuticas, policía y tribunales han observado un incremento reciente en el uso abusivo de estos fármacos. Este es un problema grave, porque una gran demanda de estos fármacos adictivos da lugar a que algunos médicos receten más de lo necesario. También provoca un aumento de los robos a mano armada a farmacias, lo que puede llevar a que los fármacos se vendan en el mercado negro a adictos que los quieren para su uso personal. Otro problema grave, según médicos y otros funcionarios, es que a menudo el uso excesivo de analgésicos puede llevar a algunos adictos a probar drogas ilegales como la heroína. Y por cada muerte relacionada con el uso abusivo de opioides, existe un gran aumento en el número de personas que concurren a las salas de urgencia para recibir tratamiento, al igual que un incremento en el número de personas que necesitan tratamiento por el uso abusivo de sustancias. También es cierto que al menos la mitad de las personas que hacen uso abusivo de los opioides no reciben receta para los fármacos antes de usarlos.

A modo de respuesta, la Administración de Fármacos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA), que regula la distribución y el uso de medicamentos de venta bajo receta en este país, ha estado intentando que los médicos restrinjan la manera en que recetan estos medicamentos. Esta medida, alentada por la Asociación Médica Estadounidense (American Medical Association, AMA), ha llevado a la recomendación de que “a los pacientes no se les deberían recetar analgésicos opioides de acción prolongada o liberación prolongada a menos que necesiten atención diaria las 24 horas por un dolor que no pueda manejarse de ningún otro modo”.

Esto significa que a los médicos no se les están poniendo restricciones legales formales en la manera en que recetan analgésicos opioides. En cambio, la FDA está tratando de que los médicos piensen detenidamente antes de recetar los medicamentos para casos que no sean de dolor continuo imposible de tratar usando otros medios. La FDA también está tomando medidas, trabajando en forma conjunta con la Administración para el Control de Drogas (Drug Enforcement Administration, DEA), que incrementarán los requisitos de formación para quienes receten los fármacos. Un médico u otro profesional que recete opioides tendrá que probar que recibió una cantidad adecuada de formación sobre estos fármacos y sus riesgos antes de tener aprobación para recetarlos. La DEA, trabajando con la FDA y la fuerza pública, también tendrá que implementar mejores medidas para mantener un registro y controlar el movimiento de estos fármacos desde el fabricante hasta la farmacia y el paciente. Además, los médicos que incorrectamente permitan que estos fármacos lleguen a manos de las personas equivocadas podrán verse sancionados.

El Centro para el Control de Enfermedades (Centers for Disease Control, CDC), otro organismo federal, ha intentado brindar formación a médicos y pacientes sobre el uso adecuado y seguro de los analgésicos. Las medidas tomadas incluyen programas educativos que les enseñan a los pacientes sobre los posibles riesgos de los medicamentos adictivos y les dan información sobre cómo deshacerse correctamente de los analgésicos usados.

Si le recetan analgésicos, es muy importante que se asegure de seguir las indicaciones de la receta exactamente como se le den. Hable con su médico sobre la adicción a los analgésicos. Asegúrese también de guardar el medicamento en un lugar seguro y, si tiene pastillas de más, consulte con su farmacéutico cómo deshacerse de las pastillas de sobra o vencidas.