Artículos

< Ver todos los artículos

Abuso de analgésicos de venta con receta May 2012
Enviado por Administración on Mayo 02, 2012
Ajustar

 

El siguiente artículo fue impreso en la edición de mayo/junio de 2012 de Positive Community. Horizon NJ Health se enorgullece de brindar apoyo a las publicaciones y organizaciones comunitarias de Nueva Jersey.

 

Estimado Dr. Bonaparte:

Después del dolor de mi operación de rodilla y las molestias de la artritis, tomo analgésicos de venta con receta. A veces tomo algunos de los analgésicos de venta con receta de mi marido. Mi marido está molesto y quiere que vea a mi médico. Dado que estos fármacos estaban todos prescritos y están en nuestro botiquín, no debería haber ningún problema. ¿Cierto?

Mary

 

Estimada Mary:

Sí. Hay un problema y su marido le ha dado muy buenos consejos. Usted debe ver a su médico para tratar el dolor. El médico también hará hincapié en lo importante que es tomar analgésicos de venta con receta únicamente según las indicaciones de su médico – no las suyas. Las personas reaccionan de manera diferente a los fármacos. Cuando toma analgésicos de venta con receta y los combina con otros fármacos, puede provocarse efectos secundarios dañinos y a veces peligrosos. Muchos medicamentos pueden interactuar entre sí y crear problemas. Cualquier fármaco puede causar problemas. Asegúrese siempre de leer la etiqueta y de seguir las instrucciones. La dosis prescrita por el médico es la cantidad adecuada que le beneficiará. Hable con su médico si continúa sintiendo dolor. El médico puede evaluar el dolor y trabajar con usted para controlar el dolor y los problemas de salud.

 

El dolor en la rodilla es una molestia común y la artritis puede ser una de las causas más comunes de dolor en la rodilla. El médico o cirujano pueden haberle recomendado hielo o aplicaciones de calor, ejercicios de estiramiento y, según la cirugía, un programa planificado de movimiento o fisioterapia.  Los tratamientos varían y, además de los analgésicos de venta con receta que no son adecuados como opción para toda la vida, el médico puede recetar otros medicamentos para el alivio de los síntomas a corto plazo. 

 

Desafortunadamente, el abuso de analgésicos de venta con receta se ha convertido en un problema compartido por muchos estadounidenses. Es difícil ignorar el problema. Basta con mirar las noticias para ver las historias de muchas celebridades destacadas que han muerto como resultado de una sobredosis o abuso de analgésicos de venta con receta. A nivel nacional, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la tasa de muerte por sobredosis del abuso de analgésicos de venta con receta, como la oxicodona, oximorfona y la hidrocodona, ha "disparado" hasta el punto en que este abuso se está convirtiendo rápidamente en una epidemia nacional de salud - una mortal.  En 2008, el abuso de analgésicos de venta con receta causó más muertes en los Estados Unidos que las drogas callejeras como la heroína y la cocaína.

 

En 2010, los CDC encontraron que se recetaron tantos analgésicos de venta con receta que la cantidad era suficiente para "medicar a cada adulto estadounidense durante todo el día, durante un mes". Aunque la mayoría de estos fármacos fueron prescritos para un propósito médico, muchos terminaron en las manos de personas que no los utilizaron bien o abusaron de ellos.

 

Los analgésicos de venta con receta no son drogas callejeras. Estos fármacos están en nuestros hogares – al alcance de adultos y niños. Los fármacos están en nuestros botiquines, al lado de la cama, adentro de cajones y en las casas de los amigos que están dispuestos a compartir sus analgésicos de venta con receta.

 

Revise la casa; inspeccione los botiquines y deseche todas las recetas viejas o vencidas. Los fármacos tienen fechas de vencimiento porque pierden su eficacia, especialmente cuando se almacenan en los botiquines de los baños donde el ambiente es húmedo y cálido.    

 

Antes de que ocurra algún problema, consulte a su médico y manténgase saludable.

 

SIDE BAR

Se ha producido un fuerte aumento en las ventas de analgésicos, pero las personas que abusan de los analgésicos de venta con receta pueden encontrar muchas fuentes para la obtención de fármacos. Según los CDC:

  • El 55% se obtiene gratuitamente de un amigo.
  • Al 17.3% lo receta un médico.
  • El 11.4% se compra de un amigo o familiar.
  • El 7.1% se obtiene de otras fuentes.
  • El 4.8% se obtiene de un familiar o de un amigo sin permiso.
  • El 4.4% se obtiene de un desconocido o un traficante de drogas.

(Fuente: www.cdc.gov/homeandrecreationalsafety/rxbrief/)

 

En los Estados Unidos:

  • Todos los días, 40 estadounidenses mueren por abuso de analgésicos narcóticos de venta con receta, es decir, unos pocos miles menos que el número total de personas que mueren en accidentes automovilísticos.
  • La muerte por abuso de fármacos de venta con receta se ha triplicado en la última década.
  • El abuso de medicamentos opiáceos para el dolor representa las intoxicaciones más comunes tratadas en salas de emergencia y casi un millón de estadounidenses son actualmente adictos a algún tipo de opiáceo. 
  • El uso de analgésicos de venta con receta con fines no médicos le cuesta a las compañías de seguros hasta $72.5 mil millones de dólares al año en costos directos de atención médica. (Fuente: Centros Estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades)

 

En Nueva Jersey, como resultado del abuso de analgésicos de venta con receta:

  • Se produjeron 7,238 ingresos en los programas para el tratamiento del abuso de sustancias autorizados o certificados por el estado.
  • Hubo un incremento del 230% respecto al 2005, según las estadísticas estatales recolectadas por la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) para el año 2010.
  • En junio de 2011, la Comisión de Investigación del Estado de Nueva Jersey informó:
    • Una importante tendencia indica que los jóvenes adictos a los analgésicos con el tiempo se vuelven adictos a la heroína ya que este es un sustituto más barato.